Cualquier persona de mi entorno me habrá escuchado alguna vez corregir a alguien diciendo que no está afónico sino disfónico.
Es un error común entre la población utilizar el término afonía en vez de disfonía.
Afonía es la pérdida total de la voz y disfonía es la disminución o alteración en nuestra voz (que es lo que habitualmente ocurre).