Parece que no queremos que llegue nunca el otoño, porque con él despedimos el verano y los días de sol. Ahora toca sacar el paraguas y las botas de agua y aunque no nos gusta nada la lluvia, el otoño nos trae paisajes preciosos y frutos muy ricos como las castañas que a mí me encantan.