A principio de curso, consensué con los niños, los diferentes refuerzos

que querían al finalizar las sesiones. Fui escribiéndolos en un papel y los metí en los plásticos amarillos, que vienen en los huevos Kinder. Muchos de los niños han ido decorando sus huevitos y estos son algunos de ellos.

Si los niños trabajan bien, tenían que conseguir sacar un huevito, abrirlo y leer cuál era su refuerzo. ¡Les ha encantado!

El aparato, lo compré en el Tiger hace meses, no sé si sigue en la tienda o tendréis que esperar a que lo repongan